domingo, 14 de agosto de 2011

Posted by Sr. Perry | File under : , , , , , , , ,
 http://images.wikia.com/metroid/es/images/8/8d/Super_Metroid_boxart.jpg

Lo que voy a escribir es real, todo lo que mencione en este texto me pasó a mí hace unos días. Depende de ustedes si me creen o no.

Ya iba a regresar a mi casa después de la escuela, pero esa vez sería diferente, puesto que el camión de Francisco Juárez no llegaba y decidí irme caminando. Mientras caminaba a mi casa, en el camino me encontré con un cartucho (en la calle de Rosas Moreno); cuando lo recogí, vi que era un cartucho de SNES y cuando lo voltee, me di cuenta de que era el juego Super Metroid.

Fascinado porque tenía una SNES en mi casa y además de que soy muy fanático de esa saga, llegué a mi casa lo más rápido posible. El cartucho tenía una pequeña rotura en la parte de abajo y me corté con ella, no le presté atención y probé el juego.

Todo iba bien, funcionaba de maravilla. Avancé hasta Brinstar y lo guardé en la primera Sala de Guardado que se encuentra. Ya era algo tarde y tenía que irme a dormir, así que apagué la maquina y me fui a acostar.

A la mañana siguiente me levanté con más flojera que de costumbre, me sentía cansado como si hubiera hecho ejercicio por varias horas sin parar, seguro fue porque me fui a dormir tarde. Debido a eso decidí no ir a la escuela y a descansar un poco. En esos momentos recordaba haber tenido un sueño muy borroso, lo que recuerdo era un ambiente selvático y es todo; seguro soñé algo más, pero no podía recordar.

Después de haber reposado un poco, aproveché el día libre para continuar con el juego, y cuando iba a cargar la partida me llevé la sorpresa de que el juego estaba guardado en un lugar diferente a donde me había quedado. Ahora la ubicación de Samus Aran era unos cuartos antes de la pelea con Kraid, con Super Misiles en mi inventario (todavía ni los conseguía); confundido, supuse que por lo cansado que me encontraba esa mañana, recordaba mal y lo había guardado en esa localización. Pero yo estaba seguro que lo había guardado más atrás.

En fin, después de vencer a Kraid, me dirigí a Norfair para conseguir el Salto Alto. Cuando lo agarré, debía dirigirme a recolectar el Rayo de Ondas y otras mejoras, además de derrotar a Crocomire. Ya me había pasado todo eso y ya eran como las 12 de la tarde, jugué toda la mañana de 8 a 12 este juego, así que decidí irme a descansar en mi cama. Sin darme cuenta, quedé dormido.

Me desperté a las 3 de la tarde para comer, pero me sentí de nuevo cansado sin ganas de nada, definitivamente algo estaba pasando. Cuando acabé de comer, volví al juego y si, de nuevo se había adelantado, ahora se encontraba mucho más avanzado: unos cuartos antes de la pelea con Ridley.

Me preguntaba ¿Qué chingados pasa? Cuando en ese momento recordé haber soñado algo al medio día, pero esta vez con mucha claridad: Era yo, peleando con un gran fantasma de un solo ojo que me atacaba con llamas azules, yo tenía una armadura naranja y movimientos que eran imposibles para mí. También recordé haber estado en un lugar parecido al interior de un volcán con una armadura morada, y antes de despertarme, me quedé en una capsula o algo por el estilo, lo extraño de esto es que en el sueño yo era mujer y eso es extraño.

Rápidamente me di cuenta de todo: El fantasma era Phantoon, yo era Samus Aran y el volcán era Norfair. La noche pasada a ese día debí haber soñado estar en Brinstar y pelear con la Espora Gigante.

Pensé que mis sueños tenían algo que ver con las partidas que se adelantaban misteriosamente, talvez todo eso fue real, no por algo me sentía agotado después de soñar con eso. También había recordado que el día que me encontré con el cartucho, me había cortado con el mismo… ¿Eso habrá iniciado todo? Eso significaría que no era un simple sueño, sino algo que pasaba dentro de mi mente y cada vez que despertaba, los “datos” se guardaban desde mi cuerpo hasta el cartucho.

Destruí el cartucho y los sueños cesaron, cada vez que me levantaba después de dormir me sentía como nuevo. Aunque debo admitir que el segundo sueño si estuvo bueno.

Ahora lo que más me pregunto es ¿Cómo llegó ese cartucho ahí? ¿Quién lo creó? Jamás lo sabré y no lo quiero saber.
¿Qué te pareció?

1 comentario: