jueves, 1 de marzo de 2012

Posted by Sr. Perry | File under : , , , , , , , , ,

Cuando tenía 16 años (hoy tengo 20) solíamos juntarnos con unos amigos a contar historias de terror durante la noche. Era tenebroso pero a la vez divertido. Yo crecí en un pueblo en donde abundan las leyendas y los mitos: el lobizón, la llorona, el pombero, entre algunos otros, que solían ser nuestros personajes predilectos en cada relato, que algunas veces eran anécdotas supuestamente verídicas que llegaban a nuestros oídos por intermedio de otras personas, en otras ocasiones inventos propios con el solo fin de pasar unos buenos ratos de suspenso.

La verdad es que nunca nos había tocado ser testigos de alguna situación que confirmara la existencia de estos personajes paranormales, para nosotros era solo un juego emocionante. Un día, mi amigo Pablo fue a mi casa para comentarme que no volvería a asistir a nuestras reuniones, porque supuestamente había vivido algo espeluznante.

Cuenta que mientras caminaba hacia su casa, después de una fiesta, cerca de las tres de la madrugada, escuchó un chillido extraño que provenía de un basural. Cuando se acercó para observar, vio a un bebé alimentándose de la basura; un bebe para nada normal. Según contaba (mientras lloraba del miedo), tenía un aspecto demoníaco, era gris, sus ojos estaban vacíos, y comía como si fuera un perro hambriento. Cuando lo vio, no pudo reaccionar, se quedó completamente paralizado. Tras unos segundos, el bebé volteó y, al verlo, habló en un idioma extraño y con una voz grave de adulto. Eso borró su parálisis y se echó a correr sin pensarlo.

Cuenta que tras más o menos unos cincuenta metros de huída, mientras continuaba corriendo por un pasillo bastante oscuro y estrecho del barrio, volteó hacia atrás y observó que el bebé lo venía persiguiendo a toda velocidad, gateando por las paredes, pero pudo llegar a su casa sano y salvo.

Yo no pude creerle, desde pequeño siempre fui bastante escéptico y además era conciente de que mi querido amigo habría tomado alcohol en la fiesta. Seguramente fueron los efectos etílicos en su sangre. Esa misma noche, durante la reunión, le conté al grupo la historia de Pablo. Si bien nos dio algo de miedo, lo tomamos más a broma. Él no volvió a juntarse con nosotros, tal vez molesto por nuestra incredulidad.

Al poco tiempo se mudó con su familia. No supimos más nada de él. Se corrió el rumor de que se habría vuelto loco. Con mis amigos fuimos a ese basural en varias ocasiones para encontrarnos con el engéndro, pero nunca vimos nada extraño.

Ayer, después de tantos años, recibí un correo electrónico de Pablo. Me contaba que se sentía defraudado por mí, por haberlo ignorado, por no creer en su historia ni valorar su amistad. Me dijo que el pequeño demonio se le aparecía casi diariamente, aún hoy, que según le había dicho una gitana, es un hijo no reconocido del diablo, que permanece huérfano en la Tierra, no es querido en el cielo ni el infierno, ni eliminado por su padre por su respetable dosis infernal de maldad y poder que habita en su interior, se alimenta de las almas de quienes lo ven, torturándolos psicológicamente a través del miedo hasta llevarlos a la locura y luego a la muerte, punto en donde logra fortalecerse y evolucionar.

Pablo se despidió diciendo que se quitaría la vida ese mismo día, pero no sin antes enviarme una foto del bebé, como desafiándome a que la mirara. Advirtió que si osaba hacerlo, comenzaría a verlo y estaría condenado como él.

Hoy me enteré del suicidio de Pablo y abrí el archivo para corroborar que estaba loco. La foto me impresionó pero no la tomé muy en serio, parecía bajada de Internet. Desde que la vi hasta este momento pasaron unas 4 horas. Ahora mi reloj marca las tres de la mañana y ya comencé a oír llantos de bebé en mi cabeza. Mi madre me preguntó hace una hora por qué la basura estaba desparramada por todo el comedor. No quise bajar a ver. No sé si será algún efecto psicológico por la muerte de mi viejo amigo, pero algo es seguro... comienzo a sentir un poco de miedo.
¿Qué te pareció?

1 comentario:

  1. buena historia,es simple pero esta bien por que las historias de fogata son mejores simples. MEGUSTA TU BLOG

    ResponderEliminar